¿Eres Invisible?

¿Por qué tu competencia tiene montones de clientes y tú peleas por conseguir unos pocos? ¿Te sorprende que la gente no enloquezca ante la posibilidad de probar tus productos o servicios? ¿Crees que no hay nada en el mercado que esté al nivel de lo que haces?

Vamos, ya somos mayorcitos. Pensar que los demás no hacen las cosas bien es un mecanismo de autodefensa. Tu competencia no es estúpida y te puedo asegurar que muchos de ellos (los que se llevan los clientes) hacen las cosas tan bien como tú puedas hacerlas.

¿No todos están al mismo nivel? Por supuesto que no. Los que no lleguen al nivel necesario de calidad morirán en el corto-medio plazo, si no han muerto ya.

Pero tu pelea es con los vivos, con los que se están llevando todos los clientes. ¿Por qué ellos sí y tu no? Seguir leyendo “¿Eres Invisible?”

¿Y, tú, a qué te dedicas?

Ésta puede ser una pregunta fantástica para empezar una conversación, hacer un poco de Networking y contarle a todo el mundo qué es lo que haces. O, por el contrario, se puede convertir en una auténtica trampa para quienes no han hecho los deberes y no son capaces de explicar con claridad a qué se dedican.

“Bueno, Yo, ehmm,… soy asesor fiscal con 15 años de experiencia. Tengo una oficina en el centro donde trabajan cinco empleados y mi reputación es una de las mejores del sector”.

Lo siento pero este tipo de contestación no le interesa a casi nadie. Así es, precisamente, como no debemos presentarnos. Resulta curioso que invirtamos un montón de horas y esfuerzo en lanzar y desarrollar nuestro negocio y, sin embargo, no le dediquemos prácticamente nada de tiempo a redactar uno de los elementos más importantes de nuestra imagen corporativa: Nuestra Presentación.

La respuesta que damos a esta pregunta es más importante de lo que puede parecer a primera vista. En mi opinión, una buena contestación consigue dos objetivos fundamentales: Seguir leyendo “¿Y, tú, a qué te dedicas?”