Descafeinado y Copa

Para empezar la mañana, un café con leche. Quizá, café con leche y una tostada. Se puede ser más innovador, pero el universo del desayuno gira alrededor del café y la tostada o el croissant o los churros o…

¿Por qué? Tiene sentido. Café y tostada tiene sentido. Café y cualquiera de las otras variantes tienen sentido. Así funciona. Es coherente. Café y tostada suman.

A tu lado, alguien pide un descafeinado y un coñac. Chirría. Suena raro. No, no tiene nada que ver con beberse un coñac a las 8:00 de la mañana. Supongo que si te apetece, te lo bebes. Not my business.

El tema no es la copa. El tema es la coherencia. Mejor, la falta de coherencia. El café funciona con el croissant. El descafeinado no funciona con la copa. El descafeinado funciona mejor con barritas dietéticas, yogures light,… ese tipo de cosas sanas.

Tus acciones pueden ser coherentes o no. Tus acciones lanzan mensajes. Tus acciones coherentes lanzan mensajes coherentes. Las otras no.

La magia de la coherencia es que tiene un aspecto multiplicador. Una acción más otra acción coherente se refuerzan y llegan mucho más lejos.

El descafeinado y la copa tienen una relación diferente. Se contrarrestan y tienden a anularse. Son mensajes contradictorios que presionan en direcciones opuestas. Descafeinado y copa no funcionan. No funcionan porque no son coherentes.

Salvador Figueros

Foto: Demion / flickr

Anuncios

5 comentarios en “Descafeinado y Copa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s