¿Cómo Realizar Cambios Radicales Con Éxito?

Los juegos olímpicos de México fueron un punto de inflexión. En 1968, un tipo alto y delgado cambió el curso de una de las pruebas más espectaculares del atletismo.

Era su último intento. Contó de nuevos los pasos. Cogió carrerilla. Batió con fuerza en el punto de referencia y voló por encima de 2,24 cm. Nuevo récord olímpico de salto de altura.

Sí, un nuevo récord de altura que pasó a la historia del atletismo. Un récord de altura que no será recordado por los2,24 cm. Un récord que será recordado por la forma en la que se consiguió.

Cambios radicales

Dick Fosbury batió el récord olímpico saltando de espaldas. Sí, saltó por encima del anterior récord olímpico. Sí, superó los2,24 cm. Sí, hizo todo eso…, pero lo hizo de espaldas.

El récord olímpico de Dick Fosbury pasó a la historia porque supuso una ruptura total con lo que se había hecho hasta el momento. A partir de ahí, la prueba de salto de altura fue distinta.

Antes de los juegos olímpicos de México, la técnica utilizada para superar el listón era la técnica del rodillo ventral. El atleta corre hacia el listón, bate con su pierna contraria y ejecuta un movimiento de rodillo al superar el listón.

Después de los juegos de México, el rodillo desapareció de las pistas de atletismo. La técnica de Fosbury acabó con él. Desde entonces, todos los atletas de nivel han utilizado la nueva técnica.

¿Dónde empieza todo?

Por lo general, las cosas siempre empiezan en el mismo sitio. En la necesidad. En el caso de Fosbury no fue muy diferente.

Cuando empezó a entrenar, Fosbury hizo lo que hacían todos: seguir las técnicas que se utilizaban en su época.

Empezó a trabajar con el rodillo. Fue progresando… hasta un cierto nivel. A partir de ahí, encontró dificultades. No era capaz de pasar a la siguiente fase. De depurar la técnica para seguir mejorando. Le parecía excesivamente complicada o, simplemente, su capacidad para coordinar esos movimientos no era la adecuada.

El atleta lo vio claro. Tenía la necesidad de seguir progresando, pero si quería conseguirlo, debía dejar de hacer lo que hacían los demás e intentar algo diferente.

Siempre hay una base

Fosbury dejó de lado el rodillo ventral y empezó a probar otras técnicas. Practicó con una de las más primitivas, la tijera. Es una técnica sencilla. Te lanzas contra el listón de costado y haces un movimiento de tijera con las piernas para superarlo.

Aunque era una técnica que había caído en desuso hacía tiempo, Fosbury se sintió cómodo. Era un movimiento más natural. Le parecía más sencillo hacerlo de esa manera. Seguro que tenía limitaciones, pero merecía la pena seguir probando.

Dick Fosbury fue perfeccionando la técnica hasta que encontró sus límites. A partir de ahí, empezó a cambiarla, a evolucionarla, a introducir nuevos elementos.

Poco a poco fue poniendo la espalda al nivel de las piernas. Poco a poco fue girando el cuerpo en el momento de atacar el listón. Poco a poco fue saltando de espaldas. Poco a poco consiguió un cambio radical en la forma de entender la prueba.

Necesitas más cosas

Todo esto está muy bien, pero es probable que Fosbury no hubiese intentado nada de lo que hizo si no le hubiesen acompañado los elementos.

¿Qué elementos? Pues alguno tan básico como la superficie de caída. Durante mucho tiempo se utilizó un foso de arena o serrín para amortiguar la caída de los saltadores.

En esas circunstancias, nadie hubiese pensado en saltar de espaldas cayendo sobre su cuello. Nadie lo habría hecho… porque se habría roto el cuello.

Pero, con el tiempo, se fueron cambiando los fosos de arena por grandes trozos de una sustancia esponjosa. Grandes trozos de esponja que suavizaban el aterrizaje de los atletas.

Ahora el cuello dejaba de ser un problema. Con estas condiciones se podía intentar cualquier técnica sin necesidad de pensar en la caída. Las condiciones eran las adecuadas para que surgiera el “Fosbury Flop”

Lecciones de negocio

Tú también puedes hacer lo mismo con tu negocio. No tienes porqué seguir a los demás. Puedes atreverte a hacer cosas distintas. A probar cosas nuevas. Cuando hacer lo que hacen los demás no te coloca en una situación de ventaja, ¿por qué seguir insistiendo?

Las posibilidades son enormes, pero no son gratuitas. Si quieres hacer algo nuevo y quieres hacerlo bien, asegúrate de tener un buen motivo. Recuerda que Fosbury tuvo la necesidad de buscar soluciones diferentes cuando las tradicionales no funcionaron.

Identifica dónde hay posibilidades de desarrollo y trabájalas. Dick Fosbury perfeccionó su técnica revolucionaria a partir de algo conocido y poco a poco fue evolucionando hasta dar con algo que cambió la manera de entender el salto de altura.

Finalmente, asegúrate de que las condiciones son las adecuadas. Seguramente, no necesitarás una colchoneta lo suficientemente blanda como para no romperte el cuello, pero es probable que te lo rompas de cualquier otra forma si los elementos que te rodean no son los adecuados.

Dick Fosbury cambió la historia del salto de altura porque decidió dejar de hacer lo que hacían todos para encontrar su camino. Se atrevió, lo hizo, implantó el estilo Fosbury y consiguió pasar a la historia. ¿Por qué no puedes hacerlo tú?

Salvador Figueros

Foto: buster19761976 / flickr

Anuncios

7 comentarios en “¿Cómo Realizar Cambios Radicales Con Éxito?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s