¿Qué Tipo De Emprendedor Soy?

No hay buenas o malas ideas de negocio en términos absolutos. Hay ideas de negocio que encajan mejor con tu personalidad que otras. Ideas que puedes desarrollar mejor porque son afines a tus características.

Antes de lanzarte a por la nueva gran idea de negocio, tienes que preguntarte qué tipo de emprendedor eres. Cuando lo descubres, ya puedes buscar la idea más adecuada para ti.

Si Alguien Está Dispuesto A Pagar Por Algo Que Haces…

¿Qué dirías si un día recibes en el correo una carta-balón? Sí, una carta-balón que sobresale sobre el resto de la correspondencia.

Seguramente, te sorprendería. ¿No? Sería algo extraño. También sería algo memorable. Algo que recordarías y que, probablemente, contases a más gente. Ésa es la característica de las cosas memorables. Se cuentan a los demás.

Epifanía

Comprando en unos grandes almacenes, Michele vio un contenedor lleno de balones de plástico. En ese momento, tuvo una iluminación: “sería divertido enviar a los amigos un balón de colores con un mensaje impreso. ¿Por qué no?

Y empezó a hacerlo. Se hizo con unos cuantos balones, redactó un montón de frases divertidas y las envió. Un amigo, dos, tres,… Un montón de amigos que quedaban encantados cuando recibían la carta-balón con su mensaje personalizado.

Negocio

Un día, mientras hacía cola en la oficina de correos para enviar una de sus cartas-balón, alguien le preguntó cómo podía enviar una de esas cartas a un amigo.

Unos cuantos minutos más tarde, Michele había recibido toda la información necesaria y unos dólares por la gestión. Ése fue su primer encargo.

Hablando con su hermana de lo que le había sucedido, ésta le recordó una de las reglas de oro de los negocios: si alguien está dispuesto a pagar por algo que haces, tienes un “business”. A partir de ahí, a enviar cartas-balón de todos los colores para sus clientes.

Send a Ball” ha ido creciendo de forma constante desde 2003 utilizando este elemento de marketing directo. Cartas-balón que sobresalen en el correo, que son notorias y que hacen llegar el mensaje de una forma memorable. Una idea sencilla, diferente y rentable.

Salvador Figueros

Foto: rabanito / flickr

¿En Qué Se Diferencian Estrategia Y Táctica?

estrategia y táctica

El complemento de la estrategia es la táctica. La estrategia necesita la táctica para existir, para desarrollarse. Eso lo entendemos todos. Aquí no hay conflicto.

Las definiciones salen de corrido. Una vez que las has interiorizado, las disparas sin demasiado problema.

La estrategia es cómo vas a ir del punto A al punto B. La táctica son las acciones que tienes que realizar para completar la estrategia.

Las cosas cambian cuando tienes que fijar tu estrategia. También, cuando tienes que fijar tu táctica. Las cosas no son tan claras.

Precios bajos

En julio, el Corte Inglés baja sus precios. Es normal. Es el momento de las rebajas. Tienes un montón de cosas de la temporada pasada. Empieza una nueva temporada. Si no quieres quedarte con stock, hay que bajar los precios. Es así.

Las rebajas de El Corte Inglés no son estrategia. Las rebajas de El Corte Inglés son un movimiento táctico.

La estrategia de El Corte Inglés es ofrecerte “todo lo que puedas necesitar en un entorno de confianza”. Sus productos y sus colecciones le ayudan a completarla. Cuando termina la temporada, tienen que deshacerse de lo antiguo para dar paso a lo nuevo. Eso es todo. Movimiento táctico.

Otros precios bajos

Hay otro tipo de rebajas o hay otro tipo de gestión de precios. Ryanair también tiene precios bajos. De hecho, se ha hecho mundialmente famoso por eso.

A diferencia de El Corte Inglés, los precios bajos de Ryanair son estrategia. Sí, la estrategia de Ryanair es llevarte de una ciudad a otra a precios ridículos. Ésa es su estrategia. Toda la compañía trabaja para eso.

¿Su táctica? Bueno… muchas cosas. Aprovechar la tecnología, sistematizar los procesos, optimizar las operaciones,…

Precios bajos y precios bajos

No todos los precios bajos son iguales. Los precios bajos de El Corte Inglés no son iguales a los precios bajos de Ryanair. Sí, todos son bajos. Sí, todos buscan lo mismo. Sí,… Pero no son iguales.

Ésta es la gran diferencia entre estrategia y táctica. El precio no es estrategia. El precio no es táctica. El precio es sólo un elemento.

Cuando lo elevas y lo conviertes en un marco, el precio es estrategia. Cuando se convierte en la referencia de todo lo que haces, el precio es estrategia. El precio de Ryanair es estrategia.

Los precios que tienen un momento en el tiempo, los que tienen una vida más corta, los que no condicionan las operaciones de la compañía… ésos son elementos tácticos. Las rebajas de El Corte Inglés, las rebajas de todos son táctica.

Las cosas son así. Unos precios marcan la táctica y otros siguen la estrategia. Después, le puedes poner el nombre que quieras.

Salvador Figueros

Foto: curimedia / flickr

Todas las Teclas No Suenan Igual

Comprar medicinas puede ser una experiencia reveladora. Hace unos días, tuve que comprar unas pastillas. Nada importante. Un hecho normal que repite gente normal constantemente.

Relativamente cerca de mi casa hay tres farmacias. Empecé por la que estaba más cerca. Al final, da lo mismo un sitio que otro porque las pastillas son iguales en todos ellos. Entonces… empiezas por lo fácil.

Tres modelos diferentes

Era una farmacia fantástica. Tenían un sistema de logística interno increíble. Los clientes hacen sus pedidos. El farmacéutico confirma en el ordenador que tiene el producto en el almacén. Un par de clicks y el producto aparece deslizándose por una pequeña rampa hasta el mostrador.

A lo mejor, es algo que ya está funcionando en otros sitios. No lo sé. Da igual, no lo había visto antes. Me causó una gran impresión. Todo estaba controlado, todo estaba sistematizado. El establecimiento gestionaba sus operaciones de una forma superprofesional. Perfecto. Bueno… no del todo. No tenían las pastillas.

La segunda farmacia es distinta. Tampoco tenían las pastillas. Ahí estaban como los primeros, pero fue una experiencia interesante. La gestión de los stocks no tenía nada que ver con la anterior. Utilizaban el método de chequear personalmente el almacén.

La logística no era excepcional, pero el local era sorprendente. Un espacio enorme. Perfectamente organizado. Con distintos tipos de iluminación en función del área de la tienda. Los medicamentos estaban expuestos como si fuesen joyas. Daba ganas de comprarlos.

También tenían un programa especial para entregar los medicamentos a domicilio. Lo habían puesto por todos los sitios. En cualquier caso, si no quedan pastillas, hay que ir a otro sitio.

La última farmacia era absolutamente convencional. Una farmacia de toda la vida con farmacéuticos de toda la vida. Ningún sistema logístico impresionante. Ningún establecimiento para recordar. Una farmacia de las de siempre. Nada más.

¡Ah! Se habían quedado sin stock hacía un rato. Sin pastillas otra vez. Al final, dejé las pastillas para el día siguiente.

Un aprendizaje

Tres farmacias distintas. Tres modelos diferentes. Logística y operaciones por una parte. Marketing por otra y poca cosa más en la tercera.

De los tres modelos de farmacia, sólo hay una que funciona. Una que realmente tiene un montón de clientes comprando sin parar. Las otras dos están vacías. No tienen movimiento.

La única farmacia que funciona es la tercera. La farmacia de toda la vida. La de siempre. Colas en tres mostradores esperando para pagar. Tráfico continuo de personas. Nada que ver con las otras dos farmacias.

¿Por qué?

Las cosas son así. Hay veces que haces cosas bien, pero no terminas de rematar. Te falta algo. En este caso pasa algo parecido.

La primera farmacia tiene una gestión de las operaciones perfecta. La segunda diseña y desarrolla principios clásicos de marketing para empujar a sus clientes. Sin embargo, es la tercera la que mejor funciona.

No lo he dicho antes, pero la tercera está situada en la calle con más tráfico de peatones de la zona en la que vivo.

Todos los establecimientos hacen algo bien, pero sólo uno se lleva el premio de los clientes.

Hacer algo bien

La mayoría de la gente piensa que para tener éxito en los negocios hay que hacer las cosas bien. No es un gran descubrimiento. Tampoco aporta demasiada información.

Hacer las cosas bien es algo demasiado abstracto. Le falta concreción. ¿Qué es hacer las cosas bien? ¿Muchas cosas? ¿Algún tipo de cosas?

Hacer las cosas bien es importante, pero es mucho más importante saber qué es lo que hay que hacer bien. Todo no está al mismo nivel.

En este caso, desarrollar una buena gestión de las operaciones y un buen marketing no es suficiente. Está bien, pero no es suficiente. En este caso, lo único que es crítico es la ubicación. ¿Por qué? Fácil, porque este negocio funciona así. Tienes una gran ubicación y tienes un gran negocio.

Este negocio no es distinto a otros. Todos funcionan igual. Cada uno tiene su elemento crítico, pero todos funcionan igual.

Te puedes engañar concentrándote en algún aspecto de tu negocio, pero no funciona. No sirve de nada si no es el elemento crítico. Identifica qué es lo que mueve tu negocio y pon todos los recursos ahí. Luego los otros pueden hacer otras cosas, pero el negocio es tuyo.

Salvador Figueros

Información y Seguridad

Información y Seguridad son dos palabras importantes. Cuando no entiendes bien su significado, dan problemas.

Information is king. Es uno de los grandes mantras. Estamos en la era de la información. Hay un exceso de información por todas partes. Pedimos información. Nos dan información.

Es un equilibrio complicado. Toda la información no funciona igual. Un médico te plantea tres posibles diagnósticos. Un consultor te ofrece demasiadas estrategias. Un… Mucha información. Al menos, mucha más de la necesaria.

La información con mayúsculas no es información sin más. La información que merece la pena es información con límites… No me des tres diagnósticos posibles. No me des ninguno hasta que tengas indicios suficientes. No plantees tantas estrategias. Termina el análisis y define sólo lo que tiene sentido. No…

La información sin control tiene costes. Tiempo, ansiedad, desorientación, desconfianza,… Algunos son demasiado elevados. Ninguno merece la pena.

La seguridad es atractiva. Elimina la información que no aporta, la que no suma, la información redundante. Seguridad suele ser sinónimo de tranquilidad. Cuando la utilizas correctamente enseñas el camino. El único. Sin atajos ni alternativas poco probables. Simplemente, el camino directo.

La seguridad es importante. Es importante con tu círculo de influencia, con tus clientes, con… Es importante en general. Cuando la utilices, recuérdalo.

Salvador Figueros

¿Cómo Conectas Tus Puntos?

En uno de sus libros, Harvey Mackay cuenta que le gusta estudiar distintos idiomas. El chino es uno de ellos (mucho antes del interés por China). Seguramente, puedes tener éxito en tu negocio sin necesidad de hablar chino, pero en muchas ocasiones las probabilidades de ingreso se disparan cuando aprendes a conectar elementos que no tienen una relación aparente.

Palanca de crecimiento

Mackay formó parte de una delegación de hombres de negocios norteamericanos que visitó China muchos años atrás. Seguramente su habilidad para hablar chino hizo que liderase la expedición. Y, seguramente, su dominio del idioma le convirtió en el primer emprendedor norteamericano después de la Segunda Guerra Mundial en dar un discurso en chino en aquel país.

Aquel viaje le reportó un montón de negocios. Negocios con los locales, con los que podía comunicarse, y negocios con otros miembros de la expedición a los que facilitó su relación con el país anfitrión.

Un idioma que había estudiado por gusto muchos años antes le sirvió para desarrollar su negocio. Algo que aprendió por auténtico placer se convirtió en una palanca de crecimiento.

La conexión de puntos de Steve Jobs

En uno de sus speeches más conocidos (Stanford 2005), Steve Jobs explica su propia experiencia, la experiencia de Mackay y la experiencia de todos los que deciden aprender, investigar, estudiar,… materias que, en su momento, no tienen una gran utilidad.

En su speech, Jobs dice que las historias de éxito no se construyen enlazando puntos hacia delante. Las historias de éxito se explican conectando puntos hacia atrás.

Nunca sabes lo que tienes por delante. Nunca sabes realmente dónde puedes llegar haciendo una cosa u otra. Tienes que creer que todo lo que haces con pasión, con entusiasmo, se conectará en algún momento y marcará la diferencia.

Distintos enfoques

Hay distintas maneras de conectar tus puntos. Puedes intentar planificarlos. Puedes quitarles toda la emoción e intentar hacer lo que corresponde en cada momento. Ésa es la fórmula práctica. La racional. Puedes hacerlo, pero no te asegura ningún resultado. Sí, algo más previsible, pero sin ninguna garantía.

O puedes encontrar algo que te gusta y volcarte. Disfrutar con cada momento, con cada instante. Disfrutar con lo que haces. Puedes volcarte en lo que te interesa e intentar que el futuro ponga orden.

Al final, es una decisión. Depende de ti. Depende de cómo quieras conectar tus puntos. Depende de cómo quieras que sea tu futuro.

Salvador Figueros

El Secreto de Ellen´s Stardust Diner

Uno de los momentos más complicados es el inicio, cuando tienes que arrancar. No hay nada. Todo está en blanco. Después, das con algo y lo pones en el papel. A partir de ahí, las cosas son más fáciles. Tienes un punto de partida y puedes empezar a probar cosas.

Pasa con todo. También pasa con las ideas de negocio. Es complicado dar con una. Al menos, es complicado dar con una buena.

Dos maneras de hacerlo

Todo depende de cómo lo intentes. Puedes hacerlo de dos formas. Puedes buscar la idea. Mirar a tu alrededor. Ver lo que hacen los demás. Analizar lo que funciona y descartar el resto… Puedes hacerlo, pero es más difícil. ¿Por qué? Porque es algo anárquico. Le falta guión.

También puedes utilizar un método. Sí, hay métodos para buscar ideas. En realidad, hay cientos. Unos mejores que otros. Funcionan como patrones. Te muestran un camino. Luego depende de ti. De cómo los utilices. De cómo los desarrolles.

Ellen´s Stardust Diner es una gran idea de negocio. Utiliza un método. Un método que puedes replicar. Que puedes utilizar para desarrollar tus propias ideas.

Broadway

Si has tenido la oportunidad de pasear por Manhattan es probable que lo hayas visto. Ellen´s Stardust Diner es un restaurante situado en el corazón de Broadway (Broadway con la 51st).

Es uno de los restaurantes temáticos más famosos de la ciudad. Cocina típica americana, toque retro y un montón de recuerdos de los ´50 por todas partes.

Seguro que todos esos elementos hacen que Ellen´s sea un gran sitio. Seguro que es un sitio que hay que visitar, pero no es suficiente. Por lo menos, no es suficiente para llegar a ser el lugar de culto en el que se ha convertido.

La magia de combinar cosas sencillas

Ellen´s es un sitio de referencia porque ha combinado dos mundos. Dos mundos distintos que tienen poco que ver.

Sus “singing waiters” son la gran atracción. Camareros que sirven un montón de comida americana y que se arrancan a cantar a la mínima oportunidad. Música y comida. Una combinación curiosa que funciona. Una combinación que ha hecho de Ellen´s un sitio único.

Todo tiene sentido. Broadway, el centro mundial del teatro. Aspirantes a estrellas de musical con ganas de abrirse camino. Un restaurante que quiere ser diferente. Lo combinas todo y “et voilá” ya lo tienes. Un gran negocio.

Ésa es la magia de combinar cosas sencillas. Cuando lo haces, surgen cosas distintas. Ideas interesantes.

Combinar elementos diferentes es un gran método para generar buenas ideas de negocio. Ellen´s Stardust Diner es un buen ejemplo. Coges dos mundos distintos, los pones juntos y pasan cosas. Generas ideas nuevas.

No todas funcionan. Es lógico, pero es un método fantástico para arrancar. Para poner cosas sobre el papel y empezar a probar, a desarrollar,… Luego, depende de ti, pero ya tienes por dónde empezar.

Salvador Figueros