Si Está Ahí, Es Por Algo

Es fácil decir que algo no funciona. Lo ves y tienes una sensación. Fuera de sitio. Obsoleto. Te formas una opinión y lo descartas. Es una manera natural de enjuiciar las cosas.

Es muy probable que aciertes en muchas ocasiones. En otras ocasiones, no es una forma inteligente de actuar. Es natural, pero no es inteligente.

Pasa en general y pasa en el marketing. Ves lo que se está haciendo a tu alrededor y emites un juicio. Hay cosas que te gustan más que otras.

Uno más de…

Un anuncio más con un testimonio de alguien que te cuenta lo bien que le van las cosas con no sé que producto.

La enésima campaña del celebrity que te muestra su mejor sonrisa para decirte qué come, qué bebe, qué…

Un email kilométrico que empieza preguntándote algo y que sigue durante más minutos de los que pensabas que nadie pudiese escribir. Todo, para al final, intentar venderte algo que te podría haber planteado claramente desde el principio.

Botones llenos de invitaciones a hacer click en casi todos los sites por los que navegas.

Ofertas increíbles con caducidad de un día que te hacen sentirte estúpido si no sales corriendo con la tarjeta de crédito en la mano.

Ese rojo chillón que está por todos los sitios y que de tanto verlo empieza a hacerte daño en los ojos.

La campaña que utiliza…

El sentido de las cosas

Siempre ocurre lo mismo. La sensación es parecida. Piensas… ¿Cómo es posible? ¿Cómo siguen haciendo esto? No puede funcionar. Huele a viejo.

Puedes entenderlo si lo enfocas de otra manera. Cambia las preguntas. Sustituye el “cómo” por el “por qué”. ¿Por qué es posible? ¿Por qué siguen haciendo esto?

Ahora es mucho más fácil. Siguen haciéndolo porque funciona. Porque es rentable y porque les da negocio.

¿Dejará de funcionar algún día? Puede ser. No lo sé. De todas formas lo sabrás. ¿Por qué? Porque desaparecerá. Enseguida.

Es la selección natural de los negocios. En ningún otro sitio funciona tan rápidamente. Cuando algo deja de funcionar, simplemente muere.

Está bien que tengas opinión y que intentes cambiar las cosas. Ir con los tiempos es inteligente. Pero, si ves que alguna acción se repite, que la repiten muchos, no la desprecies.  “Si está ahí, es por algo”.

Salvador Figueros

Foto: Daquella manera / flickr

Anuncios

¿Qué Ocurre Cuando Eres Ligeramente Diferente?

Algunas veces, no es necesario hacer lo que hacen los demás para conseguir tus objetivos. Tampoco hay que irse al otro extremo. Algunas veces, basta con ser ligeramente diferente.

Lewis Howes es un atleta americano reconvertido en experto en Social Media. Su historia es interesante. Ha sido jugador de fútbol americano hasta que una lesión le sacó de los campos. A partir de ahí, tiene que enfocar la vida de otra manera.

Poco a poco se va metiendo en el mundo Social Media. Poco a poco se va convirtiendo en un experto.

La vía tradicional

El primer paso siempre es el mismo. Encontrar una plataforma lo suficientemente grande. Una plataforma que te permita ser relevante. Sin dimensión no hay repercusión. El esfuerzo puede ser parecido, pero el resultado es diferente.

Howes tiene que tomar decisiones. Dónde quiere estar. Dónde quiere desarrollar su nueva vida profesional.

Apuesta por Linkedin. No tiene el número de usuarios que tiene Facebook. Tampoco tiene el número de usuarios que tiene Twitter. Pero tiene un perfil de usuario potente. En linkedin hay personas con un perfil alto, decision-makers,…

Un proceso lógico

La palabra comunidad tiene mucha fuerza. Cuando te mueves en las redes sociales, debe formar parte de tu estrategia.

Howes hace lo que hacen otros muchos. Primero interactúa a través de grupos. Luego forma su propio grupo para tener algo más de control. El objetivo es crear su propia comunidad.

Su estrategia consiste en dar mucho valor. Aprovecha su comunidad y ofrece webinars a sus integrantes. Los webinars son una especie de seminarios en directo a través de Internet. Generalmente son gratuitos. No te dan dinero, pero te dan autoridad. Te colocan la etiqueta de experto.

Es una estrategia interesante pero no es nueva. Muchos profesionales de Internet trabajan de esta manera.

Piensa ligeramente diferente

Howes hace lo que hacen los demás. Sigue las reglas. Es fiel al modelo. Crea su comunidad. Aporta valor y predispone a sus seguidores. Ésos son más o menos los pasos.

Ahora, puede explotar el negocio por la vía tradicional. Intentar crear una lista de suscriptores y vender sus productos. Es una buena opción. Hay muchos profesionales que lo hacen. También puede hacer algo ligeramente diferente.

¿Su opción? Un cambio de paso. Aprovecha su grupo online y lo saca al mundo real. Cambia el escenario. Convoca a sus integrantes y organiza webinars físicos por todo Estados Unidos. Funciona.

¿Un cambio radical? No. ¿Una diferencia brutal? No. Lo suficiente para ser ligeramente diferente y hacer dinero. Lo suficiente para hacer algo que no hacen todos.

¿Qué podemos aprender?

La diferencia es importante. Cuando sales del grupo eres notorio. Se fijan en ti. A partir de ahí pasan cosas.

Lewis Howes ha seguido los pasos. Ha sido razonable. Pero ha encontrado el punto en el que merece la pena ser diferente y lo ha aprovechado. ¿Conclusión? Un negocio de 7 cifras en tres años.

Hay muchos tipos de diferencias. Algunas funcionan y otras no. En ocasiones, puedes irte al extremo. Otras veces no es necesario. Basta con que entiendas el proceso. Con que encuentres el momento adecuado.

Puede ser un matiz. Un pequeño movimiento. Lo suficiente para cambiar el paso. Lo suficiente para hacer dinero.

Salvador Figueros

Foto: GMO66 / flickr

¿Qué Necesitas Para Poder Innovar?

Innovación es una palabra que intimida. Cuando hablamos de innovación, hablamos de Apple, Starbucks, Virgin,… Asociamos innovación a determinadas compañías. Compañías grandes con presupuestos grandes.

La innovación no tiene porqué ser eso. No tiene porqué estar ligada a ese tipo de compañías.

Todos podemos hacerlo. No hay que tener un gran presupuesto. Para poder innovar, hay que saber cómo.

Voluntad

Las palabras están bien, pero no sirven de mucho. Empiezas a innovar cuando tienes voluntad para hacerlo. La voluntad son acciones y tu primera acción es un plan.

Los planes funcionan siempre. Son la primera evidencia de que te estás tomando las cosas en serio. De que estás pasando de las palabras a la acción.

Refleja tu idea de innovación por escrito. Fija conceptos y establece fechas. Define el marco en el que quieres que se desarrolle la innovación en tu compañía.

Personas

Nada funciona si no tienes a las personas adecuadas. Con la innovación pasa lo mismo. No es un tema de excelencia. Tiene que ver más con la mentalidad.

Las personas son distintas. Unos prefieren entornos estables. Otros se encuentran más cómodos cuando se meten en terrenos desconocidos.

Ficha a los segundos. Es más probable que entiendan qué es lo que quieres hacer y que se identifiquen con los objetivos de tu compañía.

Cultura

Hay que dar un paso más. No basta con el plan. Hay que seguir avanzando. La innovación debe formar parte de la cultura de tu compañía.

Sí, hay un plan que te dice que tienes que innovar. Además, hay que crear el entorno adecuado. El entorno que favorezca la innovación.

Cuando la innovación está dentro de la cultura de la compañía y el entorno funciona, todo sale de forma natural. No hay que forzar nada porque todo el mundo sabe qué es importante y qué tiene que hacer.

Recompensa

Tienes que recompensar la innovación. Si no lo haces, falta algo.La recompensa funciona como una confirmación. Se recompensa lo que es importante.

Es un mensaje muy potente. Cuando recompensas la innovación, le estás diciendo a todos qué es lo que tu compañía valora.

La idea de innovar es interesante. Por lo general, diferencia a las compañías. Separa a los líderes de los seguidores. Te coloca a un gran nivel.

Afortunadamente, no pertenece a nadie. Todos podemos implantarla en nuestras compañías. Sólo hay que saber cómo hacerlo, pero no es muy difícil.

Salvador Figueros

Foto: ElectronicFrontier Foundation / flickr

¿Cómo Conseguir Clientes Enloquecidos?

Sí, ¿cómo conseguir clientes enloquecidos? No es fácil. Piensa en el siguiente argumento.

Una pareja recién prometida va en busca de un viejo amigo. En el camino, su coche se avería y piden ayuda en un castillo.

Allí les recibe el mayordomo Riff Raff. Un tipo calvo con joroba. Luego conocen a su hermana Magenta. Juntos se incorporan a la Convención Anual Transilvana que se celebra en el castillo. Riff Raff, su hermana y un grupo de transilvanos bailan el “Time Warp”.

Poco después aparece el gran protagonista. El Doctor travesti Frank-N-Furter. El doctor les lleva a todos a su laboratorio para mostrarles su creación: Rocky Horror. Un atractivo y atlético personaje. Después, el delirio continúa…

¿Qué te parece? Increíble. ¿No?

Es el argumento de la película “The Rocky Horror Picture Show”. Una película con un presupuesto ridículo que lleva en cartel más de 35 años y ha recaudado más de 140 millones de dólares.

¿Cuál es la fórmula del éxito? Sus clientes. Unos clientes enloquecidos que han seguido a esta película durante más de tres décadas. La clave es saber cómo conseguirlos.

Cómo conseguir clientes: A veces hay que salirse de la carretera

“The Rocky Horror Picture Show” se estrenó en 1975. Fue un relativo fracaso. Canceló su estreno en Nueva York y terminó retirándose de la mayoría de los cines.

Luego, empezó su recorrido en las sesiones de medianoche. La cosa funcionó. Al poco tiempo habían superado las 200 salas. Hasta hoy.

La película tuvo que salir de los circuitos convencionales para tener éxito. Cuando lo hizo, se convirtió en una de las películas más famosas de la historia del cine. Hoy, es un auténtico fenómeno de culto.

A veces hay que salirse de la carretera principal y buscar otras rutas que te puedan llevar más lejos.

Cómo conseguir clientes: Todo cambia cuando hay conexión

¿Qué cambió? Cambió la audiencia. Cambiaron los clientes. Los clientes de las sesiones golfas son distintos. Son más rebeldes. Son más divertidos.

La audiencia empezó a interactuar espontáneamente con la película. Animaban a los actores. Cantaban. Saltaban. Se metían dentro de la historia y montaban su propio espectáculo.

La voz se fue corriendo y cada vez acudieron más. Más clientes que seguían saltando, cantando y divirtiéndose con la película. Conectaron.

Cómo conseguir clientes: Hay que facilitar el movimiento

Hasta ese momento, todo era espontáneo. Surgía. Funcionaba y movía a las masas. Pero se podían hacer más cosas. Se podía facilitar el movimiento. Intentar darle fuerza para hacerlo más grande.

Empezaron a colocar actores en las salas para que incitasen al público. Para ayudarles a arrancar. Se disfrazaban como los personajes. Representaban las escenas con ellos.

En algunos cines, regalaban todo tipo de objetos para utilizarlos durante la proyección. Periódicos para imitar la escena de la lluvia. Globos que hay que explotar cuando alguien dice algo en concreto. Gorritos de fiesta para acompañar canciones…

De esta forma, le daban continuidad al fenómeno. Se aseguraban más conexión y conseguían construir uno de los grandes fenómenos de la historia del cine.

Tus productos o servicios también pueden atraer a este tipo de clientes. Clientes enloquecidos. Clientes que te sigan siempre.

Es posible que tengas que buscar rutas alternativas para conseguirlo. Pero, si tu producto conecta con tu público y tú sabes cómo ayudarle, quizá tengas un largo recorrido por delante. Quizá, sepas cómo conseguir clientes enloquecidos durante más de 35 años.

Salvador Figueros

Guía Para Descubrir Modelos De Negocio Ganadores

Si eres emprendedor, la única cosa por la que te tienes que preocupar es por tu modelo de negocio. Hay muchas cosas importantes, pero ninguna tiene la influencia de tu modelo.

Puedes definir el modelo de negocio como el conjunto de tres elementos. Un mercado con una necesidad. Un producto que cubra esa necesidad. La capacidad de hacer llegar ese producto al mercado.

Los tres elementos son los mismos en todos los modelos de negocio, pero no todos los modelos de negocio son iguales.

Algunos modelos funcionan mejor que otros. Por lo general los que funcionan mejor tienen características comunes.

Sólo hay modelo de negocio cuando entregas valor

Lo primero que tienes que contestar es qué es el valor. Para tu cliente, son valiosos todos los productos o servicios que le mejoran la vida. Si tu cliente piensa que tu producto es capaz de hacerlo, tu producto entrega valor.

El mecanismo siempre funciona de la misma manera. Alguien necesita algo y tú se lo puedes ofrecer. Si el valor que recibe tu cliente supera el precio que paga, hay modelo. En otro caso, no.

Los mejores modelos de negocio entregan mucho valor. Cuando lo hacen, consiguen dos efectos. Pueden fijar precios más altos y pueden retener a un mayor número de clientes.

La flexibilidad es importante

Las cosas no suelen terminar como empiezan. A lo largo del camino pasan cosas. Las situaciones cambian y los planes deben cambiar. No tiene porqué ser malo. Sólo hay que estar preparados.

Hay modelos rígidos y modelos flexibles. Los modelos rígidos tienen más riesgo. Cuando no funcionan según lo previsto, te dejan en una vía muerta. No tienes muchas posibilidades de cambio.

Los modelos flexibles son diferentes. Son modelos de puertas abiertas. Si no funcionan siempre puedes aprovechar alguna de sus puertas para intentar algo diferente.

Por lo general, los medios que se basan en cosas materiales son más rígidos que los que se basan en personas. Las cosas tienen menos capacidad de adaptación. Las personas pueden cambiar.

Todo debe ser escalable

La escala de tu negocio es un tema de dimensión. Al principio, menos. Después, más. Ésa es la secuencia lógica cuando las cosas van bien.

Hay modelos que tienen límites. Que no pueden crecer tanto como les gustaría. Quizá el mercado es demasiado pequeño, no hay suficientes proveedores,… Puede haber muchos motivos.

Es importante que planifiques con antelación. Que seas capaz de ver cuál puede ser la evolución de tu negocio. Confirma que existen los elementos necesarios para poder crecer. Si no existen, cambia de modelo.

Busca modelos que se puedan sistematizar

Hay modelos complejos. Las variables que les afectan no se repiten. Todo es nuevo siempre. Es difícil aprender del pasado y sistematizar el futuro. Este tipo de negocio es menos atractivo.

Concéntrate en los negocios sencillos que tienen operaciones sencillas. Operaciones que se repiten. Operaciones que se pueden sistematizar.

Estos negocios requieren un gran esfuerzo inicial. Cuando lo has hecho, todo es más fácil. Aplicas la fórmula y el negocio funciona. Necesitan menos atención, menos seguimiento.

Los sistemas te permiten delegar, separarte del día a día, poner tu atención en otro negocio y seguir creciendo.

Hay muchos modelos de negocios. Los modelos ganadores comparten estas características. Luego hay otros, pero son menos atractivos.

Salvador Figueros

Foto: EvelynGiggles / flickr

¿Cuándo Hay Que Dejarlo?

Hace unos días, recibí un comentario de alguien que, después de haberlo intentado todo, estaba pensando en dejar su negocio.

Reflexioné sobre el tema. Le di un par de vueltas y le dejé mis comentarios. Aquí los tienes.

Hola XXX,

Si ésa es tu decisión, te deseo toda la suerte del mundo. En cualquier caso, he visto tu web y estás en uno de los mercados (fitness) que están funcionando mejor… por lo menos en Estados Unidos.

La prueba

Supongo que conocerás a Ryan Lee. Él es un personal trainer reconvertido a “Internet Guru” que factura más de un millón de dólares mensuales. Este hombre empezó con un programa en internet para personal trainers.

Hay otros muchos que están haciendo cantidades similares. Es probable que conozcas a Mike Geary. Sus ingresos son como los de Ryan Lee (por encima del millón de dólares mensual). El caso de Geary es más curioso todavía. Se ha especializado en abdominales y su producto estrella es “The truth about abs”.
Hay mucho más casos. No todos están en las cifras de estos dos genios, pero ingresan cifras más que decentes.

La reflexión

¿Es fácil? Seguramente no ¿El mercado americano es como el nuestro? En absoluto. Pero esta gente lo está consiguiendo y no debería haber razones de peso para que otros no lo puedan conseguir.

Si has tomado la decisión, adelante. Suerte. Aunque quizá todavía le puedas dar una última vuelta a tu negocio.

Las posibilidades

Seguro que has analizado a los grandes en USA. Por lo general, se dirigen a un mercado muy concreto (abdominales, perder peso,…). Es una buena idea hacer más pequeño el nicho. También es buena idea dar soluciones muy concretas (abdominales en 90 días, 15 kilos en dos meses,…).

Los grandes utilizan contenido de valor para sus usuarios en internet. Quizá sea interesante alimentar un blog todos los días con consejos específicos dirigidos a tu nicho de mercado. Además, tu actividad es muy visual y podrías grabar los tips en vídeo. Ofreces un videoblog y construyes tu canal en YouTube con los mismos vídeos. ¡Ah! Grabar trocitos de clases no es suficiente. Hay que contar, explicar, enseñar,…

Más posibilidades

También, puede ser otra gran idea intentar aumentar tu lista de suscriptores. Ofréceles un minicurso de cinco o seis vídeos de cinco minutos de duración cada uno con consejos para algo en concreto.

Coloca tu webform en un lugar visible y anuncia en ella que les enviarás ese curso a través de tu autoresponder nada más dejarte su correo.

La newsletter está bien, todos la tenemos, pero puede estar mejor si la envías semanalmente con contenido de valor. No basta con noticias del sector o tus próximos cursos. Es interesante incorporar información de valor: más consejos, más demostraciones, más….

También puedes aprovechar todo este contenido y alimentar con él las redes sociales donde te mueves. Además, puedes añadir otro contenido que no sea tuyo para darle más variedad. Mucho contenido de valor y algo de venta cuando corresponda.

Más y más y…

También puedes desarrollar una fan page o página profesional en Facebook. Tienes un montón de amigos. Eso es bueno, pero hay mejores sitios que tu página personal para relacionarte con ellos profesionalmente. Hay que ir un paso más allá. Construye una fan page en Facebook e invítales a que te den su correo, aumenten tu lista y se descarguen tu minicurso online.

También puedes preparar una presentación en power point sobre un problema concreto al que aportas solución desde el fitness, ofrecérselo gratuitamente a tu lista de suscriptores a través de un webinar, grabarlo con camtasia, vender la grabación a través de internet (clickbank) y escribir un libro tomando como base ese webinar que has realizado. Lo publicas con una gran casa editorial (no es imposible, si yo lo he hecho, todos lo pueden hacer) y te ganas el estatus de autoridad en ese tema en concreto. Más publicidad, más autoridad, más ventas de productos y con mayor margen.

También…

Suerte en la decisión

Hay muchas más posibilidades, pero es probable que ya hayas probado todo esto y no te haya dado resultado. Pero si crees que todavía hay alguna estrategia que puedas incorporar que sea lo suficientemente relevante, quizá, todavía, le puedes dar otra oportunidad a tu negocio.

En cualquier caso, decidas lo que decidas, te deseo mucha suerte. Todos la necesitamos.

Saludos

 

Salvador Figueros

Foto: bennylin0724 / flickr

Cómo Descubrir “Influencers” Fuera De Las Redes Sociales

“Influencer” es una palabra que está de moda. Todos quieren ser Influencers o todos quieren relacionarse con ellos.

El motivo es sencillo. Si eres un Influencer tienes la capacidad de llegar a los demás. Tienes la capacidad de dejar tu mensaje.

Si te relacionas con ellos, tienes la esperanza de hacerlo indirectamente. De alguna forma, esperas que sean tu “tipping point” particular. Que funcionen como tus altavoces.

Al final, da lo mismo el objetivo. Los Influencers son interesantes porque son la puerta a las masas.

Hay vida fuera de las redes sociales

Por lo general, la gente los busca en las redes sociales. Bueno…es fácil. Hay muchas herramientas. Tienes perfiles. Interpretaciones. Te puedes hacer una idea muy completa de la persona que estás analizando.

No está mal. Las herramientas pueden ayudarte. Pero me da la sensación de que el perfil que vas a conseguir tiene algo de cartón. Funciona como una fórmula matemática. Tantos seguidores en twitter… Likes en Facebook por encima de… Comentarios en el blog que…

Las redes sociales son importantes. Te dan una idea de conexión. Eso es lo que diferencia a los Influencers de los demás.

Yo te propongo otra forma de verlo. No es mejor, es diferente. Deja de lado las redes sociales y céntrate en otros elementos.

Primero lo primero

No creo que exista influencia si no hay nada que decir. Lo primero es el contenido. ¿Qué contenido? Contenido de calidad.

Es difícil decir qué tiene calidad o no. La calidad es un tema de percepciones. Subjetivo. Quizá, podemos hacer aproximaciones.

El contenido de calidad tiene dos componentes. Qué dices y cómo lo dices. No hay más secreto.

No repitas lo que se ha contado miles de veces. ¿Qué sentido tiene repetir un post que ya se ha escrito? Dale tu enfoque. El contenido de calidad no inventa constantemente. Nadie puede hacerlo. Pero aporta siempre una manera personal de ver las cosas.

El cómo es importante. Busca a gente que dice las cosas con su estilo. Que tiene una voz única. La forma nos diferencia. Nos posiciona. Y nos ayuda a conectar.

Los Influencers tienen relevancia

El tamaño es fundamental. Calidad sin tamaño no es una buena combinación para llegar a ningún mercado.

En este caso, el tamaño de la audiencia marca diferencias. Alexa te puede ayudar. Hay otras herramientas, pero Alexa funciona. Lleva mucho tiempo funcionando. Su ranking de sites basado en visitantes y páginas vistas es sencillo, pero muy potente.

Asegúrate de que tu Influencer tenga una posición destacada. ¿Cuál? No lo sé. Depende del nicho en el que te muevas. Nichos más populares te permiten mejores rankings que otros nichos más pequeños y con menos probabilidades de atraer al gran público.

Tienes que investigar un poco. Comprueba que posición tiene y que posición tienen otros que compiten en el mismo nicho. Ésa es una buena forma de entender la posición de un influencer.

El potencial te dice mucho

Hay una manera sencilla de saberlo. No es científica. No es exacta y seguramente es opinable. A mi me gusta.

Pon el nombre del Influencer entre comillas y búscalo en Google. El resultado te da muchas pistas. Te dice el número de páginas que contienen el nombre exacto que has introducido entre las comillas.

Es como una especie de mancha publicitaria del Influencer. El ADN de su potencial. Cuanto más grande es el número, más grande es tu mancha publicitaria. Más probabilidades de que todo ese ruido se convierta en tráfico o en cualquier otra variable importante en el futuro.

El sistema tiene un fallo. Cuando el nombre de tu Influencer es muy común, los resultados no son muy fiables. Es probable que incluyan varias personas.

Los influencers con autoridad valen más

La idea es simple. Cuando uno tiene la capacidad de llegar a muchos, la autoridad multiplica la intensidad de la influencia. Más autoridad, más influencia. Menos autoridad, menos influencia. Simple.

Un buen sitio para reconocer la autoridad es Amazon. Puedes chequear qué ha publicado. Qué piensan sus lectores de sus libros. Cómo se están vendiendo…

El libro es un elemento mágico. Si has escrito alguno, eres un experto. Si se está vendiendo bien, te conviertes en un gurú. ¿Es correcto? Seguramente no, pero así es como funciona.

La prueba definitiva

No sé si es definitiva, pero creo que es la que tiene más peso. También es la menos transparente.

El tamaño de su lista de emails tiene una fuerza increíble. Todo lo que has analizado hasta ahora está bien, pero le falta algo. Conversión.

Su lista es una prueba evidente de su conversión. Es una prueba evidente de cómo mueve a la acción a la gente. En definitiva, eso es influencia.

Este dato no suele ser público. No tiene nada que ver con sus listas de seguidores. Tampoco tiene que ver con sus feeds. No tiene nada que ver con nada que no controles al 100%.

Hay tres elementos que te pueden dar una idea. Cómo recogen los correos, cuántas veces se ponen en contacto contigo y cómo lo hacen.

Si sus webforms están visibles siempre y están colocadas en sitios estratégicos de su site (ángulo superior derecho,…), lo hacen bien. Si se ponen en contacto contigo con una frecuencia que parece planificada, lo hacen bien. Si encuentran un equilibrio entre información de valor y venta, lo hacen bien.

Al final no tendrás un número, pero podrás comparar entre los distintos influencers quiénes tienen más probabilidades de tener una lista mayor.

Convertirte en un Influencer está bien. Relacionarte con ellos y buscar oportunidades conjuntas está bien. Puede ser un punto de inflexión. Ellos son los que tienen el contacto con el mercado y tienen la capacidad para moverlo. Punto.

Salvador Figueros

Foto: cambodia4kidsorg / flickr