Euros Y Sentido Común

Durante algunos años trabajé en una gran multinacional. En esta compañía existía un único objetivo: crecer todos los años un mínimo de dos dígitos. Era un gran objetivo.

Todos los años el mismo debate con los Headquarters de internacional. No me pidas un 15%, quizá un 12%, o el 13% es demasiado alto, mejor un 10%. Siempre una pelea de números. Poca justificación y números que subían y bajaban. Dos puntos abajo era una victoria.

Alguien tuvo la ocurrencia de hacer un cálculo. Si creciésemos a ese ritmo durante los próximos años, ¿qué pasaría? Si pudiésemos mantener ese ritmo, ¿dónde llegaríamos?

Es una pregunta sencilla con una respuesta complicada. Si esa compañía fuese capaz de crecer a ese ritmo durante los próximos 15 años se quedaría con la práctica totalidad del mercado. Es la magia del interés compuesto. No está mal. Ambicioso, pero inútil. Muchos euros y poco sentido común.

El “qué” es un argumento cojo

Muchos negocios tienen miopía. Centran la gestión en los números. Fijamos el número y ya está todo solucionado. Cuando tenemos que alcanzar una cifra, nos enfocamos. ¿El resto? El resto importa poco.

El sistema se mantiene cuando la compañía es pequeña. Tu mercado disimula la progresión de los incrementos. Cuando la compañía es grande, las cosas son distintas. Los números grandes son escandalosos. Cuando empiezas a sumarlos, todo se desbarata y te dejan en evidencia.

El “qué hay que conseguir” es fácil de manejar. Es voluntarista. Sólo tienes que fijar el nivel y se acabó. No exige demasiadas cosas. El “qué” es importante pero necesita muchas más cosas.

Cambio de enfoque

Pienso que los números no hay que pelearlos mucho. No sirve de nada. Un punto arriba. Un punto abajo y, al final, ni para ti ni para mí, nos quedamos en un punto intermedio y solucionado. Es un desarrollo pobre.

Hablar del “cómo” es mucho menos cómodo. Te obliga a pensar, a replantearte la situación, a abrir otras vías. Es incómodo pero da resultados.

El cómo no es un debate que se abra muchas veces. Nos quedamos en las cifras. No vemos mucho más allá.

Después la situación es curiosa. Cuando gestionas tu negocio con “qués” y no con “cómos” es como si estirases un chicle. Siempre trabajas con lo mismo, pero cada año le pides más. Lo estiras un poco más. Al principio cede. En algún punto del camino se puede romper.

¿Se puede crecer a un ritmo de dos dígitos de forma continuada? Seguramente sí. No es fácil, pero hay compañías que lo consiguen. Por lo general, las compañías que lo logran gestionan sus “cómos” para alcanzar sus “qués”.

Salvador Figueros

Foto: Michael karshis / flickr

Anuncios

2 comentarios en “Euros Y Sentido Común

    1. Gracias por tus comentarios Gonzalo. Efectivamente, la charla de Simon Sinek es fantástica. Su libro también es muy recomendable “Start with Why” (Empezar con el Porqué).

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s