¡Comienza el Espectáculo!

¿Quién ha dicho que la formación tiene que ser aburrida? Seguramente, alguien que todavía no se ha formado suficientemente.

Este fin de semana he tenido la oportunidad de asistir al seminario intensivo de la “Mente Millonaria”. Harvey Eker es el líder de este seminario. Un speaker norteamericano que se dedica a recorrer el mundo hablando de sus principios sobre la riqueza y cómo conseguirla.

El contenido es importante, aunque lo que más me ha sorprendido ha sido la dinámica de las sesiones.

En la sala éramos unas 1.300 personas. Las sesiones empezaban a las 9:00 a.m. y terminaban a las 11:00 p.m. Realizábamos dos paradas de 15´ y una parada para comer de 1h 15´. Con todas estas características, Eker consiguió enganchar a la práctica totalidad de los asistentes de principio a fin de las sesiones.

Él define su método como un método basado en las experiencias (experiental methodology). Importa poco como lo defina. Lo importante son los resultados. La conclusión es simple: capto la atención de todos los asistentes de principio a fin.

¿Cómo lo hizo? Con espectáculo. No había otra forma de hacerlo. ¿Cómo puedes mantener el interés de tanta gente si no le das entretenimiento?

Formar es divertir. Formar es entretener. Cuando no lo haces, pierdes a tu audiencia. ¿De qué vale que tus contenidos sean brillantes si tu audiencia tiene la cabeza fuera de la sala? No parece que tenga mucho sentido. Aquí te dejo algunos de los elementos que Eker manejó magistralmente:

1.- Interactividad. El estilo de Eker es cien por cien interactivo. Pide constantemente la colaboración del público. Lanza preguntas. Levanta a la gente, anima a las celebraciones,… Es un trabajo constante para mantener el nivel de energía alto dentro de la sala.

2.- Contenidos. Éstos son los justos. Durante los tres días de seminario no se han manejado demasiados contenidos. Elige los más importantes y se centra sobre ellos. Pocas ideas, bien contadas, que refuerza una y otra vez. Repetición, repetición, repetición. Esa es la base del aprendizaje.

3.- Ejercicios. Todas las ideas se fijan con un ejercicio. No hay idea sin ejercicio. A ser posible, el ejercicio es físico: hay que levantarse, moverse,… Eker persigue que relaciones el concepto en cuestión con una experiencia. Este anclaje te permite recordarlo con más facilidad.

4.- Grupos. El trabajo en la sala se realiza con partners o en grupos reducidos. Los ejercicios pueden tener una fase individual. Después, compartes e interactúas con tus compañeros de seminario durante todo el tiempo.

5.- Ritmo. El seminario es una obra de teatro perfecta. Desde el minuto uno hasta su finalización, todo está estudiado. El ritmo es intenso. Juegan con subidas y bajadas, con momentos de diversión y momentos de reflexión,… Viajas durante todo el tiempo en una montaña rusa.

¿Es muy americano todo esto? Seguramente es americano, pero importa poco. Lo realmente relevante es que es espectáculo, es divertido y consigue su objetivo: formar a los asistentes. ¿Qué más puedes pedir?

El estilo puede ser éste o cualquier otro. No hay recetas infalibles. Cada contenido, cada formador y cada audiencia se identificará mejor con un estilo o con otro. Lo que no puedes dejar de lado es el espectáculo. No lo puedes dejar de lado si quieres formar.

¿Tienes alguna experiencia similar en este sentido que te apetezca compartir?

Salvador Figueros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s