¿Son Necesarios los Managers?

¿Has trabajado con managers? ¿Has desempeñado ese papel en algún momento? Michael Gerber, en “El Mito del Emprendedor”, habla de tres tipos de papeles en todas las empresas: el visionario, el manager y el ejecutor.

El primero es el encargado de tener las grandes ideas. De imaginar dónde quiere llegar. El manager es el responsable de gestionar los recursos para alcanzar el destino. Finalmente, el ejecutor es el que ejecuta los pasos para llegar a meta.

Esta puede ser una buena definición. El manager gestiona, dirige con un objetivo. Hay valor en lo que el Manager aporta.

Entonces… ¿son necesarios los managers? Es necesaria la función. El siglo XXI no es el siglo XX. Las cosas han cambiado y van a seguir cambiando. Tenemos que gestionar. Siempre hay que gestionar. Pero hay que hacerlo de una forma diferente.

Las compañías tienen trabajadores preparados. Las organizaciones son cada vez más planas. Muchas funciones permanecen pero sufren alguna transformación.

Estamos en medio de un transvase. Antes nos dirigían. Teníamos managers. En las organizaciones del siglo XXI, este papel recae en todos nosotros. Menos managers y más responsabilidad de gestión para todos.

Ahora, todos nos tenemos que preocupar de:

1.- Entender donde están los objetivos. Ya no vale: el día a día es mío y la responsabilidad es de otro. Esto ya no funciona así. Todos tenemos responsabilidad. Todos sabemos dónde están los objetivos. Todos tenemos que conseguirlos.

2.- Organizar nuestros propios recursos. El perfil de los trabajadores es diferente. Más preparación, más especialización, más colaboración. Recursos más específicos en manos de cada uno. No nos organizan nuestros recursos. Los organizamos nosotros.

3.- Encontrar el camino más adecuado. Todos los objetivos tienen diferentes caminos. Pero caminos diferentes no tienen porqué llevarte al mismo objetivo. Busca cuál es tu camino. Cuál de ellos te plantea menos dificultades. Cuál te va a permitir llegar más rápidamente a la meta.

4.- Gestionar nuestras habilidades. Ya no pones tu capacidad al servicio de otros. Ahora, te toca gestionarte a ti mismo. Conócete cada vez más. Apóyate en tus puntos fuertes. Intenta sacar el máximo a tus posibilidades. Dirígete.

5.- Intentar identificarnos con lo que hacemos. Tu papel es distinto. La forma en la que participas en tu empresa es diferente. Asumes más protagonismo. En este nuevo contexto, no es fácil trabajar sin sintonía. Hay demasiada implicación. Necesitas identificarte o el resultado no será bueno.

6.- Celebrar los triunfos. Los triunfos de tu compañía y los tuyos propios. Da igual. Son lo mismo. Triunfa el equipo y triunfas tú. Está todo alineado.

Es un nuevo entorno y una nueva oportunidad. Somos distintos y tenemos que hacer las cosas de una forma diferente.

En el siglo XXI desaparecerán muchos managers, pero aumentarán muchas responsabilidades. No puede ser de otra manera. Evolucionamos.

¿Cuál es tu opinión?

Salvador Figueros

Foto: Luc Galoppin / Flickr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s