¡Limita Tu Riesgo!

En ocasiones, la situación se te va de las manos. Inicias algo y los resultados no son los esperados. Las cosas empiezan a ir mal y superan el peor escenario. No sabes hasta dónde puede llegar. Hasta dónde te puede hacer daño.

Cuando esto ocurre, se te encoge el brazo. Te haces más precavido. Dejas de tener iniciativas. Ya no te atreves con ideas nuevas. Buscas la seguridad en todo lo que haces.

Es una opción. Pero la seguridad no es gratis. Hacer cosas seguras constantemente no te permite avanzar. La seguridad está bien, pero limita.

Si eres un emprendedor, este no es un gran escenario. Un emprendedor arranca cosas nuevas. Si no lo haces, no eres un emprendedor. Eres otra cosa.

El problema no es atreverse con algo nuevo. El problema es no limitar el riesgo de lo que haces.

Piensa en una cadena de televisión. Sus series son una fuente de ingresos publicitarios. El capítulo más importante de la serie es el primero. Éste marca la referencia de inicio. A igualdad de posibilidades de desarrollo de una serie, la diferencia la marca la audiencia del primer capítulo.

¿Qué hacen las cadenas de televisión? Limitan su riesgo. Limitan el riesgo de fracaso de ese primer capítulo. ¿Cómo lo hacen? Lo graban en cuarto o quinto lugar.

El primer capítulo es demasiado importante para grabarlo en primer lugar. Las primeras grabaciones recogen los típicos problemas de ajuste. Los equipos tienen que acoplarse. Los actores van haciéndose con sus personajes,…

Las televisiones evitan estos problemas grabándolo más tarde. Lo graban cuando están seguros de que todo funciona perfectamente. Saben que tienen que limitar el riesgo.

Tú puedes hacer lo mismo. No dejes de hacer cosas. Simplemente, limita el riesgo de que no vayan cómo habías imaginado.

a.- Si lanzas un nuevo producto, comprueba que hay interés suficiente antes ponerte a fabricar como un loco.

b.- Si quieres introducirte en otro mercado, realiza una pequeña prueba y evalúa los resultados.

c.- Si contratas nuevos comerciales, haz que se rueden primero con los clientes menos importantes.

d.- Si cambias el logo de tu compañía, asegúrate de que todo el mundo entiende qué idea quieres transmitir.

e.- Si le das un giro radical a tu comunicación, comprueba que tu público objetivo se siente cómodo con el nuevo mensaje.

f.- Si transformas…

Completa la lista con tantas cosas como quieras hacer. Sigue cambiando. Sigue intentándolo. Tu negocio progresa cuando te mueves fuera de tu área de confort.

No puedes eliminar el riesgo. Sin riesgo no hay negocio. Pero sí puedes limitarlo. Eso depende sólo de ti.

Salvador Figueros

Foto: publicenergy / Flickr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s