¡Qué Clase de Idea Estúpida es Ésa!

Scott Ginsberg es un norteamericano que decidió hace 10 años llevar una etiqueta con su nombre por el resto de sus días.

La idea le surgió cuando estaba en la Universidad. Después de una fiesta de iniciación, todos los novatos tiraron a la papelera la etiqueta con su nombre. La etiqueta que habían utilizado para darse a conocer. Scott pensó que sería divertido hacer lo contrario que el resto y decidió mantenerla.

La cosa empezó como algo divertido (la gente le saludaba, se reían,…) y Scott decidió seguir con la broma.

Entonces, llegó el momento de iluminación. ¿Por qué no mantener la etiqueta con mi nombre (al estilo fast food americano) por el resto de mis días? ¿Qué te parece la idea?

A día de hoy ha conseguido dos cosas:

1.- Llevar la etiqueta con su nombre durante más de 10 años. Durante todos y cada uno de los días de esos 10 años, Scott ha colocado una etiqueta con su nombre en la ropa que ha utilizado y se ha presentado con ella donde tocaba.

2.- Ha construido un negocio de seis cifras largas. Se ha apoderado del concepto “Approachable” (Accesible) y se ha vendido como el experto en “Accesibilidad”. Vende este concepto a través de su compañía “HELLO, my name is Scott” (libros, consultoría, conferencias, programas, columnista,…).

¿Es una idea lo suficientemente estúpida como para que tenga éxito? El éxito ha sido absoluto, pero la idea tiene poco de estúpida. De hecho, la fórmula es muy interesante y se puede aplicar en cualquier entorno.

Scott ha conseguido estos resultados porque ha seguido cuatro reglas fundamentales:

1.- Ser diferente. Vio lo que hacían sus compañeros en la universidad (cuando decidieron deshacerse de sus etiquetas) y decidió hacer lo contrario. Se salió de la norma y ofreció algo por lo que poder recordarle.

2.- Ser consistente. Scott ha sido capaz de mantener su decisión todos y cada uno de los días que han pasado desde que decidió iniciar esta aventura. No ha fallado ningún día y ese hecho le da mucha mayor relevancia a su estrategia.

3.- Apropiarse del concepto. Él sabe que actuando de esta manera y vendiendo la idea de que lleva la etiqueta con su nombre para mostrar su “accesibilidad” en todo momento se hace el dueño del concepto “accesible”. Lleva un símbolo que evidencia su disponibilidad y refuerza el concepto con su forma de actuar.

4.- Distribuirlo adecuadamente. Un negocio basado en productos de información (libros, videos, conferencias, consultoría,…) es el vehículo adecuado para explotar al máximo la estrategia de Scott. Vende su experiencia a través de estos productos.

Las ideas pueden ser o no ser estúpidas dependiendo de la forma en la que se desarrollen. Ideas extrañas terminan convirtiéndose en negocios de éxito porque tienen una buena ejecución.

Ese es el caso de Scott, pero también puede ser tu caso. Hay millones de este tipo de ideas estúpidas ahí fuera esperando a la persona que las convierta en grandes negocios. ¿Te atreves?

Salvador Figueros

Foto: EvelynGiggles / Flickr

Anuncios

Un comentario en “¡Qué Clase de Idea Estúpida es Ésa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s